viernes, 25 de mayo de 2018

El nombre del kirchnerismo

Por Ricardo Forster
para Tiempo Argentino
Publicado el 7 de noviembre de 2013

El kirchnerismo es un nombre original, una invención inesperada marcada por la saga popular, por sus mandatos inconclusos, por sus desafíos, sus éxitos y sus derrotas. Su aparición en la escena de un país incendiado y a la deriva vino precedida por el desmoronamiento de una gran tradición política que llegó, al final del siglo pasado, envuelta en la incertidumbre de su propia historia, de un presente de agotamiento y de un insospechado futuro. Hablo, claro, del peronismo, de sus múltiples piruetas y travestismos que le permitieron, una y otra vez, cambiar de rostro y de discurso asociándose a los vientos de época. Lejos, muy lejos parecía quedar esa saga de un peronismo combativo capaz de ilusionar a una generación con la transformación social más avanzada en el interior de un país que le respondería, a ese deseo alocado y revolucionario, con la peor y más maliciosa de las acciones: la dictadura, el terrorismo de Estado, la masacre. Un peronismo desnutrido de sus ensoñaciones emancipatorias e igualitaristas que entró en el tiempo democrático para ofrecerse como la fuerza de la restauración, como el encargado de borrar sus antecedentes plebeyos en nombre de una nueva modernización. Nada parecía haber quedado de aquel otro peronismo de los setenta, de palabras rumorosas capaces de interpelar al poder, de jóvenes desafiantes incluso del propio Perón que, en sus meses finales, se inclinaba, más y más, por las fuerzas de la conservación contra los ímpetus de una generación ilusionada con hacer confluir el río del peronismo con el río de la revolución social. La sombra de la tragedia comenzó a desplegarse en Ezeiza. No hubo retorno. Apenas la certeza de un aceleramiento imposible de los tiempos que culminaría en la noche de la dictadura.

Juana Azurduy y la Revolución continental. Una historia silenciada


Por Alberto Lapolla
para La Fogata
Publicado en septiembre de 2005

Francisco de Miranda murió en las mazmorras de Fernando VII en Cádiz. Mariano Moreno fue envenenado por el capitán de un barco británico y su cadáver arrojado al mar, anticipando un destino recurrente para los revolucionarios argentinos. Manuel Belgrano murió en la pobreza en 1820, cuando aún la América necesitaba de sus inigualables servicios. Todavía no se habían cumplido ocho años de que hubiera salvado a la Revolución continental en Tucumán. Bolívar murió solo, perseguido por facciones oligárquicas que combatían su proyecto de unidad continental, expresando con amargura “he sembrado en el viento y arado en el mar.” Bernardo O’Higginns fue desterrado y perseguido luego de luchar toda su vida por la libertad americana. Monteagudo fue apuñalado en una oscura calle de Lima. Dorrego fue fusilado sin juicio alguno -por instigación de Rivadavia- por su antiguo compañero de mil batallas, “el sable sin cabeza”, el genocida Juan Galo de Lavalle. Juan J. Castelli el “orador supremo de la Revolución”, quien destruyera los argumentos realistas en mayo de 1810, el jefe del ejército libertador americano que más cerca estuvo de llegar a Lima y destruir de un golpe el poder imperial español, antes de la llegada de San Martín, murió con su lengua cortada, preso y perseguido. Apenas dos días antes San Martín, Alvear y su discípulo Monteagudo acababan de desalojar al gobierno contrarrevolucionario de Rivadavia y el Primer Triunvirato, retomando la senda de Moreno y la Revolución. En este marco de ingratitud caída sobre nuestros revolucionarios, aquellos que nos dieron la libertad y produjeron la más grande de las revoluciones del mundo occidental del siglo XIX, no es de extrañar que Juana Azurduy, la mayor guerrera de América, ‘Juana de América’ -en un continente que hizo de la resistencia su identidad-, terminara sus días como una mendiga miserable en la calles de Chuquisaca habitando un rancho de paja.

La “Herencia K”: Memoria y Balance final 2003-2015.

Por Artepolítica
Publicado el 18 de octubre de 2015

A meses de que la presidenta entregue el bastón y la banda presidenciales a quien el pueblo determine que sea su sucesor, ya es tiempo de hacer un breve y por supuesto incompleto balance final de los tres sucesivos gobiernos kirchneristas, para poner en negro sobre blanco lo que podemos denominar la “Herencia K”, es decir, el estado en que el kirchnerismo deja al país luego de doce años de gobierno, comparado con el estado en que lo encontró en 2003.

jueves, 24 de mayo de 2018

El “golpe maestro” que Estados Unidos prepara contra Venezuela y la colaboración del Gobierno Argentino

Nota introductoria a cargo de Thierry Meyssan

El Comando Sur (SouthCom) es el mando estadounidense a cargo de las tropas que Estados Unidos mantiene en las numerosas bases militares que ese país mantiene en Latinoamérica.

La autora de ese artículo es Stella Calloni. Desde los años 1980, Stella Calloni denuncia incansablemente los complots que Estados Unidos urdió contra los pueblos de Latinoamérica con los servicios secretos de las dictaduras de Chile, Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay, durante la guerra fría y bajo la denominación de «Operación Cóndor». Stella Calloni conoce personalmente a casi todas las personalidades que han dirigido la izquierda latinoamericana de los últimos 30 años.

Alejandro Bunge (1880-1943). Un conservador defensor de la independencia económica y la soberanía nacional

Andrés Asiain
(IDEHESI-CONICET-UBA). 

Resumen
El pensamiento económico del ingeniero Alejandro Bunge (1880-1943) ha sido fundamental en la construcción de las ideas y prácticas económicas que primaron en Argentina y gran parte del resto de América Latina durante la fase denominada de industrialización por sustitución de importaciones. Pese a su procedencia conservadora y su pertenencia a una de las familias de la elite encumbradas por el modelo agropecuario exportador, Bunge detectó en forma temprana el agotamiento de dicho esquema, y comenzó a bosquejar el nuevo modo de acumulación que regiría en Argentina durante las décadas siguientes a su deceso.

José Figuerola y Alejandro Bunge

Por Pagina 12/Supl. Cash 
publicado el 25 de mayo de 2003
 Juan y José
En torno de  se formó un grupo de seguidores y discípulos, que después de fallecer aquél continuaron la publicación de la Revista de Economía Argentina, dirigida por Max Bunge, y fundaron el Instituto Alejandro E. Bunge. 

La silenciosa muerte de la izquierda norteamericana


Hopeless-Barack-Obama-and-the-Politics-of-Illusion-Book-Jacket-photo

Por Jeffrey St. Clair
para Counterpunch
Publicado el 24 de mayo de 2014

En la actualidad, ¿existe la Izquierda en EE.UU.?
Están, por supuesto, la ideología de Izquierda, la mentalidad de Izquierda, la teoría y la crítica de Izquierda. ¿Pero hay algún movimiento de izquierda?
¿Existe la Izquierda como una fuerza de oposición política, cultural o económica? ¿Hay alguien que se sienta intimidado o representado por la Izquierda? ¿Hay alguna fuerza contraria a la ruidosa maquinaria del capitalismo neoliberal y sus políticos administradores?

miércoles, 23 de mayo de 2018

Yendo hacia el fondo: Memorias de una Argentina gobernada por la barbarie

Por  Javier Tolcachier
para Globalizacion (Canada)
Publicado el  10 de mayo 2018

En una escueta comunicación televisiva, el presidente Macri anunció que su gobierno solicitará una línea crediticia al Fondo Monetario Internacional. Dicho anuncio, junto a la desbocada apreciación del dólar producto de una corrida financiera en curso, encendieron la alarma roja en gran parte de la población.

Brasil. El país sudamericano que más soldados envió a la Segunda Guerra Mundial

En 1944 Brasil envió 25.834 hombres y mujeres a Italia a combatir contra el Eje y logró que 20.174 enemigos se rindieran. Es el país sudamericano que más contingentes movilizó. Sputnik conversó con un especialista para explicarte por qué Brasil entró en guerra y cómo fue su desempeño.

Los proyectos de Nación en la Argentina. Modelos económicos, relaciones internacionales e identidad

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA
Mario Rapoport, Beatriz Figallo, Cristian Buchrucker y Noemí Brenta (eds.), Los proyectos de Nación en la Argentina. Modelos económicos, relaciones internacionales e identidad, Buenos Aires, EDICON, 2014, 570 páginas.

Ciclos hist. econ. soc. vol.22 no.43 Buenos Aires jun. 2014

martes, 22 de mayo de 2018

La élite económica Argentina, 1810-1914

Por Roy Hora*

Rev. Sociol. Polit. vol.22 no.52 Curitiba Oct./Dec. 2014


RESUMEN

Este artículo analiza los principales rasgos del sector más poderoso de la elite económica argentina del período 1810-1914. El trabajo discute las principales interpretaciones sobre las características y naturaleza de este grupo, pone de relieve algunas de limitaciones de los enfoques más habituales sobre el tema, y sugiere de qué manera conceptualizarlo de forma productiva. Aunque el objeto de este trabajo es la elite económica, todo análisis de este actor supone a la vez una manera de concebir las características del sistema de poder y del entorno económico en el que se desenvuelve la acción de los hombres de fortuna. Por este motivo, este trabajo formula algunas consideraciones generales sobre las características del Estado (argentino) y el capitalismo (pampeano), con el fin de precisar mejor qué tipo de elite económica dominó la producción rural y la economía argentina en el período de crecimiento exportador que se extendió desde la Independencia hasta la Primera Guerra Mundial. El trabajo toma distancia de los estudios que enfatizan la importancia de la dimensión política para explicar el proceso de constitución y reproducción de esta elite económica, enfatizando en cambio los determinantes económicos de este proceso. El ensayo no aporta nueva evidencia empírica, sino una reflexión a partir de la literatura existente.

Elecciones en Venezuela: “Un triunfo de las fuerzas populares contra el imperialismo”

Entrevista a James Petras realizada por Diego Martinez
para Radio Centenario (Uruguay)
el 21 de mayo de 2018

El resultado de las elecciones presidenciales realizadas el domingo 20 de mayo en Venezuela, que dejó un aplastante triunfo de Nicolás Maduro “es un triunfo de las fuerzas populares contra el imperialismo”, dijo el sociólogo norteamericano, profesor James Petras, en su columna semanal por CX36 (Radio Centenario). En la oportunidad Petras destacó que “la participación bajó a 48 o 49%” y “si analizamos los abstencionistas, están concentrados en los barrios acomodados, donde la abstención alcanzó el 80 y 90%”.
Pero “incluso la abstención en Venezuela es mucho menor que la abstención en Estados Unidos, donde vota un 30 o 35% de los electores”, destacó. Al mismo tiempo dijo que “el voto fue contra (Donald) Trump, contra las oligarquías, contra los golpistas” o sea “fue un voto democrático, nacionalista, más que otra cosa”. Por lo tanto, “debemos estar muy satisfechos por un lado por la amplia participación” y por otro “esperamos mejores prácticas económicas por parte de Maduro, una rectificación sobre algunos aspectos económicos y más esfuerzos en involucrar al pueblo en la diversificación de la Economía”. En su espacio, Petras habló de la situación interna estadounidense, de lo que puede esperarse de las cumbres del G20 que se realizará en Argentina y de Corea del Sur y EEUU; de lo que pasa en Nicaragua y de las propuestas electorales en Italia.

lunes, 21 de mayo de 2018

Discurso del presidente Juan Domingo Perón sobre la Conquista y el Día de la Raza, en la Academia Argentina de Letras el 12 de octubre de 1947

"No me consideraría con derecho a levantar mi voz en el solemne día que se festeja la gloria de España, si mis palabras tuvieran que ser tan sólo halago de circunstancias o simple ropaje que vistiera una conveniencia ocasional. Me veo impulsado a expresar mis sentimientos porque tengo la firme convicción de que las corrientes de egoísmo y las encrucijadas de odio que parecen disputarse la hegemonía del orbe, serán sobrepasadas por el triunfo del espíritu que ha sido capaz de dar vida cristiana y sabor de eternidad al Nuevo Mundo.

Año 1945:Opiniones del Encargado de Negocios de la Embajada Estadounidense en Argentina

Mario Rapoport y Claudio Spiguer
Extraido del libro “Relaciones Tumultuosas Estados Unidos y el primer peronismo pág. 156. Autores Mario Rapoport y Claudio Spiguer

Ya en el mes de noviembre [de 1945], John Cabot, encargado de la acéfala embajada [estadounidense] en Buenos Aires, iniciaba un proceso de revisión autocrítica de la política norteamericana en la Argentina, llevada a cabo por el embajador Braden, donde resultaba la vinculación del ascenso del peronismo con las necesarias reformas sociales que debían ser aplicadas en la Argentina, así como el carácter de sus clases dirigentes: “Me parece que nuestra actitud actual hacia el régimen argentino está basada en gran parte en una serie de factores que no nos han llevado a conclusiones enteramente lógicas . 


Israel en la crisis de los 70

Por Juan Carlos Sanz
para El País (España)
Publicado el 11 de mayo de 2018
 
El Estado judío cumple siete décadas el lunes. Novelas y ensayos analizan su historia en un aniversario marcado por la ocupación de Palestina, Trump y la creciente tensión con Irán

Alfredo Bauer.

El Hombre Puro Coraje

Osvaldo Bayer
Nota publicada el 4 de junio de 2016

Acaba de morir en Buenos Aires el máximo enemigo del hitlerismo germano de nuestro país, quien durante muchos años presidió el “Vorwärts” (“Adelante”!), la organización contra el nazismo que se formó en Buenos Aires en una parte de la colonia alemana. Alfredo Bauer  [Wtenía 92 años y en su vida corrió serios peligros dado que el nazismo estaba aquí muy bien organizado.

Bauer había nacido en Viena y llegó a Buenos Aires en 1939, escapando del mundo que lo rodeaba cuando Hitler ocupó Austria.

México: Lázaro Cárdenas, petróleo y patrimonio nacional

General Lázaro Cárdenas
Por Enrique Calderón Alzati
para La Jornada (México)
Publicado el 23 de marzo de 2013


    Para México, como para otros países que cuentan con yacimientos en su territorio, el petróleo ha constituido su principal fuente de riqueza, pero también motivo de grandes problemas políticos, generados por grupos que ven en esas riquezas un apetitoso botín del cual pueden apoderarse por las buenas o por la fuerza.

Las fantasías neoliberales de Macri

Por Claudio Katz*
para Viento Sur (España)
Publicado el 24 de marzo de 2018

A mitad de su mandato Macri no puede ocultar el monumental abismo entre sus promesas y la realidad. Auguraba una lluvia de dólares para bajar la inflación, con alto crecimiento, creación de empleos, boom de emprendedores y erradicación del asistencialismo.

domingo, 20 de mayo de 2018

Consecuencias del negocio forestal. Santa Fe perdió casi el 90% de sus bosques*

Los bosques y montes naturales de la provincia de Santa Fe apenas representan el 14 por ciento de los existentes en 1935. Eso es lo que se desprende del reciente informe de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación que comparó las cifras que pintan el paisaje de la deforestación impune que se generó en los últimos setenta años. Una pérdida varias veces millonaria en dólares que ningún gobierno provincial reclamó a favor de los santafesinos. Al contrario, a lo largo de la historia del siglo veinte, el Estado ha pagado precios muy altos por las tierras yermas, consecuencia de la depredación que generaron, fundamentalmente, dos grandes empresas: La Forestal, en el norte, y Celulosa, en el sur. Ambas firmas tuvieron un poder político superior al de los gobiernos locales que debieron controlarlas y que siempre obedecieron sus reclamos. Ahora que varios legisladores plantearon la necesidad de cuidar lo poco que queda de la flora autóctona también sería bueno que alguien, aunque sea una vez, reclame por los daños ocasionados a la población a través de la explotación irracional de la naturaleza.

El informe

El trabajo fue realizado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), en el marco del Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación. 

De 1.100.000 kilómetros cuadrados de bosques naturales que contabilizó el censo forestal de 1935 sólo quedan poco más de 330.000. En aquel entonces, el 39 por ciento del territorio nacional estaba cubierto de bosques; hoy, la superficie boscosa no llega al 12 por ciento.

"Un problema grave que estamos teniendo es la expansión desordenada de las fronteras agrícolas. Para frenar esta situación vamos a impulsar subsidios para quienes protejan los bosques y, aunque el Estado nacional no tiene injerencia directa sobre los recursos naturales (porque son patrimonio de las provincias), vamos a promover una ley de ordenamiento territorial, para asignar cantidades de hectáreas para cada uso", dijo Atilio Savino, titular de la Secretaría de Ambiente, que depende del Ministerio de Salud.

"Se están sacrificando superficies ricas en biodiversidad, destinándolas a fines bendecidos circunstancialmente por vaivenes del mercado de efímera duración. Se está extendiendo la frontera agropecuaria a fuerza de arrasar bosques y selvas y desplazar importantes comunidades rurales. Creo que debemos avanzar hacia una ecología social, a través de procesos productivos más sustentables", agregó el titular de esa cartera, Ginés González García.

El informe advierte, a su vez, que en esta pérdida de biodiversidad, en este empobrecimiento cualitativo de nuestros bosques, se juega la suerte del 40 por ciento de sus especies vegetales y animales. De hecho, ya hay unas cuantas amenazadas: corren peligro de extinción, entre otros, el pino paraná y el palo rosado, en Misiones; los lapachos, las quenoas y el roble amburana, en la selva de Yungas; el palo santo y algunas especies de quebracho, en el Chaco; y los alerces y algunas araucarias y cipreses, en el Sur.

Cada año, todavía, se desmontan unas 30.000 hectáreas de bosques. "Nosotros aseguramos que son muchas más. Estamos documentando qué está pasando con el 30% de bosques que nos queda y recibimos a diario denuncias sobre el tema. En Salta, hasta se están vendiendo reservas ecológicas para sembrar este cultivo", alerta Emiliano Ezcurra, de Greenpeace. Los lugares más castigados son las selvas de Yungas y la misionera, el monte chaqueño y Tartagal, en Salta.

El caso santafesino

En 1935, la superficie de bosques y montes naturales en la provincia de Santa Fe sumaba 59 mil kilómetros cuadrados.

Hoy, en 2004, apenas 8.253 kilómetros cuadrados.

Solamente el 13,98 por ciento de lo que había siete décadas atrás.

Es decir que se perdió el 86 por ciento de lo que había.

¿Quién se hace responsable por esos 50.747 kilómetros cuadrados de bosques y montes naturales que ya no existen en la provincia?.

¿Cuánto dinero representa semejante superficie que tuvo, además, un costo ecológico, sanitario y social de proporciones para los habitantes de Santa Fe?.

Detrás de ese saqueo también existe una historia de permisos otorgados por el propio Estado a favor de la explotación irracional de los recursos.

Asimismo se verifica un mínimo control de las ganancias que obtuvieron las grandes empresas dedicadas a la extracción y comercialización de los árboles.

Se cobraron impuestos mínimos en relación a los excedentes que tenían esas firmas y, a posteriori, se pagaron altos precios para la reestatización de territorios convertidos en virtuales desiertos.

Hacia mediados de los años noventa, el cálculo de lo que solamente fue explotado por La Forestal estiraba la cifra del costo ecológico a 3 mil millones de dólares.

Nadie reclamó por esta legítima acreencia que tiene el pueblo santafesino.

Esos 50.747 kilómetros cuadrados de bosques y montes naturales que ya no son, forman parte de tres procesos de explotación irracional de los recursos naturales: el quebracho colorado en el norte, el eucalipto blanco en el sur y el talado indiscriminado que ahora sirve de base para plantar soja en regiones que antes poseían una gran diversidad natural.


La Forestal

Treinta y siete cajas de hierro partieron del puerto de Liverpool el 10 de marzo de 1874, embarcadas en el buque "Gassendi". El destino era Santa Fe, traían 180.187 libras esterlinas.

Era el total de un empréstito celebrado por la firma londinense Murrieta & Compañía y el gobierno de la provincia con el objetivo de conformar el capital inicial del Banco Provincial de Santa Fe.

El crédito se había firmado el 22 de junio de 1872 y el apoderado de la prestamista era el doctor Lucas González, quien luego también arbitraría de representante del Estado santafesino a la hora de saldar la deuda.

En julio de 1881, la deuda era de 110.873 libras esterlinas y 3 chelines.

La provincia, a sugerencia del polifuncional Lucas González, decidió pagar ese compromiso con tierras fiscales.

Se le otorgaron, entonces, 668 leguas de territorio. Fue por medio de una ley de la propia legislatura santafesina sancionada el 5 de octubre de 1880.

"Los capitalistas de Londres cumplían a conciencia con su función, como que eran hombres de una nación imperialista; la responsabilidad debemos buscarla -a esta altura del estudio que realizamos- en tierra argentina, y a ella es ajena el pueblo, gobernado por el régimen de una democracia permanentemente escamoteada", escribió Gastón Gori en su imprescindible "La Forestal. La tragedia del quebracho colorado", editado en 1965.

La escritura debía ser firmada por el mismísimo Juan Bautista Alberdi que intervenía a nombre del gobierno, pero no lo pudo hacer por problemas de salud. Lo reemplazó un inglés, Federico Woodgate. Junto a Lucas González, firmaron "la entrega del Chaco santafesino en una extensión de 1.804.563 hectáreas".

El gobierno cobró 1.002.594 pesos, pero devolvió en juicios reivindicatorios la suma de 3.212.190 pesos.

Así nació la Santa Fe Land Company, después Compañía de Tierras, Maderas y Ferrocarriles La Forestal Limitada, después La Forestal Argentina Sociedad Anónima de Tierras y Maderas y Explotaciones Comerciales e Industriales.

En 1915, un diputado provincial de Santa Fe, Romeo Saccone, salió en defensa de La Forestal diciendo que "pretender gravar con un sistema impositivo elementos primordiales del progreso, cuando precisamente el Congreso Nacional para ayudar toda iniciativa privada, suprimió totalmente los derechos a la importación de rieles, no sería digno de una provincia que pretende y con razón ser uno de los exponentes más firmes del adelanto y de la civilización en este país". Esos eran los empleados de la empresa.

En 1965, cuando los ingleses decidieron retirarse del latifundio, el gobierno de la provincia decidió pagarles 2,5 millones de pesos la legua cuadrada de peor calidad y 3,75 millones de pesos por legua cuadrada de estancia. Decía Gori que con esto "siguen haciendo los ingleses sus negocios millonarios, mientras en esferas gubernativas se exhibe como un triunfo, lo que es una nueva conquista de la compañía que acumula ganancia sobre ganancia".

La empresa tuvo su propia bandera, su policía brava, sus ciudades, puertos y ferrocarriles, moneda propia y más de 20 mil trabajadores, entre los que no se contabilizaron los diputados, comisarios, jueces de paz y otros influyentes funcionarios que recibían distintos favores de la empresa, como queda dicho. 

Hubo poblaciones que recibieron los nombres de algunos presidentes del directorio de la empresa, como sucedió con Patrick Ogilvie Campbell, que le prestó su apellido al lugar en donde suele vivir el ahora senador nacional Carlos Reutemann, Llambí Campbell.


La Forestal explotaba también campos en los departamentos del centro y sur provincial, como San Martín, Belgrano y General López. Un dominio sobre la mayoría del territorio santafesino.

Mientras tanto le pagaba a la provincia 300 mil pesos en moneda nacional pero tributaba casi 9 millones de pesos a la corona británica, según el balance del año 1916.

Entre 1947 y 1957, las ganancias de la empresa se calculaban en 50 millones de dólares y hacia 1963, sus excedentes eran del orden de los 750 millones de pesos nacionales.

En forma paralela, desaparecía el quebracho, se cerraban las fábricas y crecía la desocupación y las poblaciones iniciaban el exilio interno.

También estuvieron las huelgas heroicas de los obreros y hacheros de 1919 y 1921, salvajemente reprimidas y algunas denuncias contra la explotación en la legislatura provincial durante los años cuarenta.

Gastón Gori se lamentaba en 1965 que "en más de 2 millones de hectáreas no existe ni una sola biblioteca y un censo de lectores daría un índice cultural prácticamente nulo".

Contaba que en 1963, "La Gallareta se conmovía por el cierre de su fábrica de tanino; pero la Compañía ni remotamente se cerraba como consecuencia de un descalabro económico; por el contrario, sus ingresos brutos en ese año fueron del orden de los 547 millones de pesos, así como en 1962, después de la clausura en Villa Ana, fueron de 463 millones de pesos. Centenares de millones por un lado, desocupación y miseria por el otro", sostenía el notable escritor santafesino.

A cuarenta años del cierre de las últimas fábricas de tanino de La Forestal, los números oficiales de los censos forestales hablan del desierto que siguió a la empresa.

Solamente si la provincia oficiara de representante del pueblo santafesino tendría la posibilidad de demandar a los herederos de la firma en millones de dólares por exclusivamente el costo ecológico.

Lo social, lo humano, lo cultural, lo perdido por los impuestos mal cobrados, sumaría otra cifra sideral que por ahora ni siquiera puede ser mensurada.

Celulosa

La leyenda cuenta que los rosarinos Joaquín Lagos y Enrique Fidanza disfrutaban en Roma del premio que les dejara un billete de lotería cuando el 15 de enero de 1927 leyeron las páginas de "Il Popolo di Roma". Ese papel estaba hecho con paja de trigo. La mencionada historia rosa sigue con el regreso de ambos a Rosario y su prédica a otros cerealistas y al italiano Umberto Pomilio, creador del sistema de transformación de la planta en papel. El 2 de febrero de 1929, con créditos del entonces Banco Provincial de Santa Fe, nació Celulosa Argentina en la ciudad de Capitán Bermúdez. Su primer directorio estuvo integrado por Eugenio Vogt, como presidente, Pomilio, Juan Tamburini, Silvio Gagliardi, Ciro Tonazzi, Santos Manfredi, Eduardo Grimaldi, Pedro Beristain y Antonio Morella.

Aquella fábrica de Capitán Bermúdez fue la primera planta del país dedicada a producir pasta celulósica. En febrero de 1931 la máquina importada de Alemania produjo las primeras 37 toneladas de papel. Un año después Celulosa realizó su primera exportación hacia el Paraguay.

Celulosa se convirtió en todo un símbolo de poder económico, político y social. Absorbió tres fábricas más antiguas, como Andino y Cía.; Papelera Argentina, con sede en Zárate, en la provincia de Buenos Aires, y la Compañía General Fabril Financiera, un desprendimiento de la Compañía General de Fósforos, con planta en Bernal, también en el primer estado argentino.

A partir de 1939 se asoció a la empresa inglesa Duperial a través de Electroclor, cuya planta era vecina de la original de Celulosa, en Capitán Bermúdez. El objetivo era elaborar productos derivados del cloro sobrante de la fabricación de la celulosa. En la primera mitad de los años cuarenta sustituyó la paja de trigo, como materia prima para la pasta, por la madera. Fue entonces, dice la historia oficial de la empresa, que se dedicó a plantar coníferas en el delta del Paraná y en Puerto Piray, en Misiones.

Pero la historia de Celulosa es también parte de la historia nacional.

Hacia 1996 formaba parte del principal acreedor externo de la Argentina: el Citibank.

En aquel año su primer trimestre exhibió una pérdida de 53 millones de pesos. La empresa decidió presentar un recurso de crisis ante el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Cien trabajadores quedaron en la calle.

Uno de los representantes legales de la empresa era uno de los principales referentes del poder económico nacional: Daniel Funes de Rioja, el abogado que formó parte del selecto grupo de expertos que impuso la flexibilización laboral durante los años noventa.

En 1991 trabajaban 618 obreros y otros 250 fuera de convenio. Pero había otros 150 trabajadores invisibles, los hacheros.

Sumergidos en los montes de eucaliptos blancos en los llamados centros forestales de la empresa, las familias de hacheros sobrevivían sin agua corriente, ni luz eléctrica y con pocas posibilidades de higiene y salud.

El titular del centro forestal de aquellos años, ingeniero Guillermo García, contestó: "No he tenido posibilidad de ir a los bosques por falta de tiempo. No los conozco a los hacheros. Pero iría para satisfacer una curiosidad de tipo turística. Pero no desde el punto de vista operativo porque no me corresponde. Ya trasladé mi preocupación para que los responsables tomaran acción inmediata", le dijo a este cronista.

En aquellos tiempos de principios de los años noventa, se conoció la existencia de la escuela 1231 que funcionaba en los propios territorios de la empresa.

En su momento, la ex secretaria general de la Asociación del Magisterio de Santa Fe, delegación San Lorenzo, Analía Semorile, explicó: "A mi me hicieron saber que no me acerque más a la tranquera que da entrada a los campos de Celulosa y donde funciona la escuela 1231. No puede ser que maestras tengan que estar saltando las tranqueras porque un capataz de Celulosa se le ocurra cerrar la tranquera para que los hijos de los hacheros no tengan clases", sostuvo.

La escuela en cuestión tenía siete cursos, una directora, Irma Benvenutti de Giacone y dos maestras. Aunque contaban con partidas para el comedor, no había dinero para cocineras, de allí que las propias docentes se encargan de preparar la comida para los cuarenta alumnos, en su mayoría hijos de los hacheros del monte de eucaliptos, propiedad de Celulosa.

"La escuela que dirijo pertenece al estado provincial, y, sin embargo, tanto la estructura edilicia como la casi totalidad de los bienes muebles que la misma posee, fueron suministrados por la empresa citada. Yo me pregunto, ¿no debe ser el estado quien garantice la educación e instrucción del pueblo?. ¿Por qué entonces, una escuela pública para funcionar decentemente tiene que depender de los dineros que Celulosa Argentina no tiene la obligación de dar?...", sostuvo la directora en una carta en que la defendía a la empresa.

Catorce años después los hacheros continúan en las mismas condiciones de existencia aunque la propietaria de la empresa sea la uruguaya Fanapel en un 85 por ciento del capital y haya vendido por un monto de 242 millones de pesos durante 2003 con una ganancia de 61 millones de pesos.

Celulosa ha sido la principal impulsora de la deforestación en la zona sur de la provincia pero su propia historia evidencia sus influencias políticas, judiciales y económicas, no solamente en la región sino también a nivel nacional.

Algunas ideas

La Forestal y Celulosa no son las únicas responsables de la desaparición del 86 por ciento de los bosques y montes naturales santafesinos, pero si tienen un alto grado de compromiso.

Ellas son las caras visibles de un negocio que no reparó en el mínimo sentido de futuro, no solamente en relación al medio ambiente, sino con respecto a las poblaciones vinculadas al negocio forestal.

Las historias de ambas empresas revela la subordinación de la clase política municipal y provincial a sus mandatos de cuidar y agrandar sus ganancias.

Y hasta se pone de manifiesto como en lugar de devolver algo de lo mucho que obtuvieron gracias al suelo y la gente de la provincia, cobraron indemnizaciones ilógicas impulsadas desde la legislatura.

Pero el tercer factor económico de depredación, desocupación, pobreza y migración interna que hoy sufre la provincia es lo que se oculta detrás del llamado boom sojero.

La pérdida de los bosques y montes santafesinos debe también mensurarse en dinero para que el estado intente una reparación para los habitantes de las regiones que más sufrieron y sufren estos procesos de devastación natural.

Un costo que puede calcularse a través del precio de cada hectárea o kilómetro cuadrado hoy convertido en tierra yerma.

Es hora, alguna vez, de convertirse en acreedores de aquellos que usaron todos los recursos a favor de sus propias ganancias sin reparar en ningún tipo de costo.

*Publicado el 30 de julio de 2004

En los caminos vacíos de La Forestal

Por Osvaldo Bayer
para Pagina 12
Publicado el 7 de enero de 2001

Salimos a buscar el año ‘21 en sus recuerdos y lo encontramos en su realidad. Hemos recorrido el norte santafesino con el dolor y la ironía que deja la comprobación que el año 1921 vale para el 2001, ochenta años después. Se cumplen ochenta años de las sangrientas huelgas obreras de La Forestal. Ojalá que en todo colegio secundario los docentes y alumnos se pregunten el porqué. El porqué de tanta crueldad contra los obreros, de tanta obsecuencia de los políticos de turno para con el poder económico en tiempos de democracia, el porqué de tanto egoísmo criminal de la gigantescas fábricas de tanino.

Argentina. Armando una red de apoyo a los soldados israelíes

Por Luis E. Sabini Fernández*
para Revista futuros
Publicado el 16 de mayo de 2018

También ente nosotros tenemos familias dinásticas y transnacionales. Alejandro Bulgheroni, hijo de empresario petrolero que anudara lo que tuvo que anudar para convertirse en principal proveedor de YPF durante la última dictadura cívico-militar y así acumular poder y dinero, junto con su hermano Carlos tienen una fortuna estimada en 5 mil millones de dólares y se lo considera el namberguán de riqueza en Argentina.

Lo que nadie contará hoy sobre Auschwitz

Hablar de Auschwitz continúa siendo hoy demasiado
 difícil, demasiado insuficiente, demasiado sobrecogedor

sábado, 19 de mayo de 2018

Martí y nuestro tiempo.

Por Atilio A. Boron 
Nota publicada el 30 de enero de 2016 a propósito de la Conferencia Martiana en Cuba


 Llegó a su término la IIª Conferencia Internacional “Con todos y para el bien de todos” organizada en La Habana por la Oficina del Programa Martiano. Este aforismo ha sido a menudo mal  interpretado, como si Martí fuese tributario de una concepción negacionista de las clases sociales y su conflicto. En realidad era un fino observador y analista de las sociedades de su tiempo, y sus fragmentaciones y asimetrías no pasaron desapercibidas a su aguda mirada. Conocía como muy pocos pensadores independentistas la sociedad norteamericana, estaba familiarizado con España, donde pasó unos años, y conocía Cuba como la palma de su mano. También estuvo en varios países del Caribe, Centroamérica y México y su conocimiento de la región era, para las limitaciones de su época, realmente impresionante. Con aquella consigna –“Con todos y para el bien de todos”- Martí quería señalar la necesidad de dar cuenta de la complejidad de la formación nacional cubana, integrada por españoles, criollos, afrocubanos y gentes de otras etnias nativas, y que la república independiente por la cual él luchaba y por la cual ofrendó su vida tenía que incluir a todas esas comunidades –no por igual a los campesinos y los terratenientes, va de suyo- teniendo a la vista el bien común. En suma, proponía para la Cuba de su tiempo lo  que en el lenguaje actual denominaríamos un “estado plurinacional” tal como, respondiendo a la inspiración martiana, existe hoy día en Bolivia.

Luiz Inácio Lula da Silva: ¿Por qué quiero volver a ser presidente?

Por Luiz Inácio Lula da Silva
para Le Monde / lula.com.br
Publicado el 17 de mayo de 2018


El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, actualmente preso en Curitiba, publicó el pasado 17 de mayo un artículo en el periódico francés Le Monde, en el que reitera su candidatura para las elecciones presidenciales. Esta es la carta:

19 de mayo de 1995 dejaba este mundo el obispo Jaime de Nevares

Diario La Mañana (Neuquen)
21 de mayo de 2007

Don Jaime fue uno de los primeros en ver que, en Neuquén, los aborígenes y los criollos pobres estaban muy mal, y su lucha también pasó por ahí.

Don Jaime, como le gustaba que lo llamaran, siempre vinculó su misión eclesiástica con la lucha por la democracia y los derechos humanos.

Josè Marti: El revolucionario de pensamiento más descollante de nuestra América

Granma
Publicado el 28 de enero de 2012


Cuando aquel 28 de enero de 1853 vio la luz, en La Habana, José Martí y Pérez, no imaginaron sus padres que aquel niño ejercería influencias telúricas en los destinos de su pueblo y de todo el continente que él llamó, magistralmente, Nuestra América.

Nació en Annam el 19 de mayo de 1890. Su verdadero nombre era Nguyen Tat Than. El tío Ho

Resultado de imagen para Ho Chi MinhMiguel Eduardo Landro Lamoureux
  •  En 1954 los franceses son derrotados en la batalla de Dien Bien Fu y, pero dividieron el país en dos, Ho Chi Minh se convirtió en jefe del nuevo Estado vietnamita del norte. era el Tio Ho.
Nació en Annam el 19 de mayo de 1890. Su verdadero nombre era Nguyen Tat Than, pero la clandestinidad en que vivió siempre, le obligó utilizar más de cien apodos diferentes para escapar de la persecución policial.  El nombre de Ho Chi Minh significaba El que ilumina; otras veces se hizo llamar Nguyen Ai Quoc, El patriota